Inquietud por conclusiones de Catastro de Recursos Vegetacionales Nativos

AIFBN aclaró que existe una diferencia sustancial entre bosque y plantación, que hasta el día de hoy se utilizan erróneamente como sinónimos por parte del gobierno y grandes empresas. Lo anterior se explica comparando la notable diferencia que existe entre los servicios ecosistémicos de un bosque (o bosque nativo) y una plantación forestal exótica de rápido crecimiento como Pino o Eucalipto

 

 

La Agrupación de Ingenieros Forestales por el Bosque Nativo (AIFBN) manifestó su preocupación ante los resultados y conclusiones del Catastro de los Recursos Vegetacionales Nativos de Chile para el período 1997 – 2011 que gobierno presentó esta semana.

 

La institución, que subrayó la importancia de que CONAF realice un catastro y monitoreo de los recursos vegetacionales bajo la Ley sobre Recuperación del Bosque Nativo y Fomento Forestal que obliga a desarrollar un catastro permanente, actualizado cada diez años y de carácter público, aclaró que las cifras presentadas han dado lugar a muchas interpretaciones “que es necesario precisar”.

 

El vicepresidente AIFBN Cristián Frene destacó que si bien que la superficie de bosque nativo aumentó en 169.008 hectáreas, su participación porcentual respecto del total de recursos forestales disminuyó de un 85,8% para el año 1997 a un 81,6% para el año 2011. En tanto, las plantaciones también aumentaron su superficie en 501.481 hectáreas efectivas, incrementando su participación de un 13,6% en el 1997 a un 17,2% para el año 2011.

 

“En términos de superficie, estamos diciendo que el bosque nativo aumentó en 236.706 canchas de fútbol, considerando el tamaño de la cancha del Estadio Nacional como referencia, mientras las plantaciones lo hicieron en 702.266”, manifestó.

 

Aclaró que para la AIFBN es urgente potenciar el fomento y la conservación de los bosques nativos; y no dar señales erradas triunfalistas de que los bosques han aumentando en 14 años.

 

“Existe una diferencia sustancial entre un bosque y una plantación, que hasta el día de hoy se utiliza erróneamente como sinónimos por parte del gobierno y las grandes empresas. Lo anterior se explica comparando la notable diferencia que existe entre los servicios ecosistémicos de un bosque (o bosque nativo) y una plantación forestal exótica de rápido crecimiento como Pino o Eucalipto”, dijo.

 

Insistió en que “no hay que confundir a la sociedad, la cual esta exigiendo una mayor conciencia y cambios de políticas respecto al medio ambiente, el bosque nativo y el accionar de grandes empresas”.

 

ribbon

 




 




top